Diablo

Posted by Jose on lunes, 5 de julio de 2010

¡Muy buenos días! Hoy vamos a hablar de uno de los videojuegos de rol que más influencia han tenido entre todos los jugadores: este juego es Diablo.

Aunque la gran mayoría de gente lo conoce por su segunda parte (Diablo II), el primer título de esta conocida saga vio la luz allá por el año 1996. En él, nuestra tarea era la de librar al pueblo de Tristán (el cual también aparece en el segundo título de esta colección) de una invasión de demonios que atemorizaba al pueblo.

Nada más comenzar el videojuego debíamos elegir qué personaje utilizar, pudiendo seleccionar un guerrero, un mago o una arpía. Cada uno tenía sus cualidades como, por ejemplo, que el guerreo era el que más puntos de fuerza podía llegar a acumular pero, en cambio, no podía llegar a tener gran nivel de magia, justo al contrario de lo que ocurría con el mago. A modo de anécdota, y al menos era lo que nos ocurría a un amigo y a mí, el guerrero era el mejor personaje para comenzar a jugar porque, como tenía bastante fuerza desde el principio, podía manejar bastantes armas y luchar más o menos bien. En cambio, con el mago ocurría que no tenía mucha fuerza pero tampoco gozaba de gran cantidad de hechizos, lo cual nos obligaba a pasar el primer nivel y reiniciar el juego (el personaje no se reiniciaba sino que se guardaba con sus puntos de experiencia, habilidades y demás) para volver a pasarlo y conseguir más experiencia todavía porque el mago no era capaz de actuar más o menos bien en el segundo nivel.

Olvidando batallitas, durante el juego íbamos teniendo diferentes misiones (algunas nos las daban las personas del pueblo, otras las encontrábamos por nuestro recorrido...), la última de las cuales era eliminar a Diablo.

Este juego tuvo una expansión denominada Hellfire, la cual incorporaba una serie de nuevos niveles (con sus respectivas misiones) así como un nuevo personaje: el Monje.

Por último destacar que existía un bulo acerca de un nivel secreto en el cual nuestra finalidad era eliminar vacas digamos "endemoniadas". Este nivel nunca existió ni en Diablo ni en su expansión, sin embargo sí que se incluyó en Diablo II, al cual se conseguía al mezclar un pergamino de teletransporte a la ciudad junto con la pata de palo de Wirt (precisamente, un personaje del primer juego que era un poco "timador" porque te ofrecía ventas de mucho dinero de algo que desconocías sus características, puediendo ser algo muy bueno o muy malo) con el Cubo Horádrico.

En resumidas cuentas, un gran título que, a mi parecer, merece un 9.5 como una casa. Si no lo habéis probado o sólo habéis jugado a la segunda parte, os recomiendo que le echéis un ratillo a este título porque no os defraudará. ¡Esperamos vuestros comentarios!

2 comentarios:

Celuloide dijo...

Toa la improvisación de Jose, yeah! XDDDDD

Dani dijo...

A buenas horas jejeje. Un gran juego sin duda =)

Publicar un comentario